Celebrando la memoria de los 500 años de la conversión Ignaciana: “ver nuevas todas las cosas en Cristo”

FICSAC

Del 20 de mayo al 20 de julio del 2022 se celebra el quinto centenario de la conversión de san Ignacio de Loyola. Por ello, tuvo lugar la eucaristía de apertura del año jubilar ignaciano en la Parroquia del Verbo Encarnado y la Sagrada Familia en la CDMX, donde reposan los restos del jesuita Miguel Agustín Pro. Por las medidas de seguridad sanitaria, el aforo fue limitado; sin embargo, mediante las redes sociales la celebración unió a miles de feligreses y a la comunidad laicos, así como a centros de formación jesuita e institutos educativos de inspiración jesuita. En remembranza de san Ignacio como “fuegos que encienden otros fuegos”, el Patronato de la Universidad Iberoamericana te invita a unirte a la celebración y al compromiso ignaciano por un mundo mejor.

A 500 años de la transformación de vida, jesuitas de todo el mundo recordaron a san Ignacio de Loyola, jesuita español nacido en 1491 que militó en su juventud hasta que escuchó el llamado del Señor a través de personajes bíblicos y experiencias que le inspiraron a darle un nuevo rumbo su vida. Así, la red ignaciana en México celebró una misa por el maestro espiritual jesuita dedicado a la oración. El inicio de la celebración del 5to centenario fue un llamado a la familia ignaciana y a los amigos y amigas de la Compañía de Jesús para encontrar nuevos caminos para seguir a Cristo y hacer un cambio centrado en Dios. Entre oraciones y cantos devotos, la eucaristía se desarrolló a partir de la pregunta “¿qué significa la conversión de san Ignacio?” con la intención de promover la reflexión sobre el sentido del encuentro con Dios en una vida reconciliada con el creador y la libertad en servicio a la constitución de un mundo en paz y fundado en la justicia.

Con el lema ignaciano de este año, “ver nuevas todas las cosas en Cristo”, los jesuitas hicieron una plegaria para la ordenación de los afectos en la reconciliación con la voluntad de Dios para que su encuentro abra una nueva vida comunitaria y ecológica que permita ver la historia entera desde la mirada amorosa del Señor. Con la iluminación del evangelio de san Lucas, los sacerdotes pidieron manifestar la presencia de san Ignacio a todos para que aumenten los bienhechores y bienhechoras que acompañan en la misión a la Compañía de Jesús en el cuidado de las ánimas.

Los oficiadores de la eucaristía afirmaron que la Compañía de Jesús en México responde al llamado de caminar con las y los excluidos del mundo para atender la desigualdad. En ese sentido, promovieron una mirada crítica ante las estructuras responsables de las injusticias sociales y exhortaron a aprender el modo de servir de Jesús para acompañar a las juventudes en la construcción de un mundo mejor, de forma que puedan comprenderse los valores del nuevo tiempo y así continuar en diálogo con el evangelio.

Celebrando la memoria de los 500 años de la conversión ignaciana, los jesuitas pidieron por las ánimas de los difuntos por covid-19 y por las familias afectadas, así como por el llamando a personas al servicio del estandarte de la vida, pues, ante los desafíos de un país fragmentado, es importante cuidar la casa común con paciencia y generosidad. Para ello señalaron que el aprendizaje del discernimiento y la apertura del corazón ayudarán a dirigir nuestras vidas a buscar fórmulas alternativas y comunitarias que permitan hallar la voluntad de Dios. Pensando la transformación de la vida de san Ignacio como una brújula para la propia vida, pidieron que en cada uno y una se realice la conversión de unión en Cristo.

Los jesuitas recordaron las palabras de san Ignacio: “en este camino no se puede transitar solo, sino en compañía”, por ello, en congruencia con el origen de la Compañía de Jesús, extendieron el llamado a la comunidad laica para ser capaces de discernir juntos el llamado de Dios. En esta línea, el Patronato de la Universidad Iberoamericana se une para colaborar en la construcción de un mundo nuevo, con sus obras se compromete a reconstruir el tejido social y una forma digna de vivir juntos.

Espere un momento...