Misa de reencuentro y fraternidad - Rector

FICSAC

Misa de Reencuentro & Fraternidad, presidida por el Padre Rector, Saúl Cuautle Quechol, S.J. rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Hoy estamos llamados, en este inicio de curso, a dar lo mejor de nosotros, pero a partir de la alegría y la esperanza”, dijo el Padre Saúl Cuautle Quechol, S. J., Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, al encabezar la Misa de reencuentro y fraternidad, celebrada en la explanada central del campus de la IBERO.

En la ceremonia religiosa, el P. Saúl recordó a la comunidad universitaria, durante su homilía, que “llevamos meses trabajando y enseñando en la distancia”, durante el confinamiento, que ha impedido usar las instalaciones de la Universidad “y aprovechar los medios que tenemos a nuestro alcance para realizar con mucho cariño la misión que se nos ha encomendado”.

El Padre Cuautle también comentó que quienes integran la Universidad no serán como el siervo de la parábola del Evangelio, a quien le fue entregado un talento y lo escondió en la tierra porque tuvo miedo. Y es que, para el Rector, “el miedo no debería de ser nuestra actitud”, pues como buenos herederos de San Ignacio, "estamos llamados a dar frutos”. Es así que, “nuestra misión en la vida no deberá de estar movida por el miedo, o paralizarnos por la desconfianza o la sospecha; esa no debe de ser nuestra actitud”.

“Los tiempos que vivimos son difíciles y complejos, pero como hombres y mujeres, la fe que tenemos, lo que está verdaderamente en nuestro corazón, es la confianza que se nos ha depositado y que se nos ha entregado directamente de Dios, y esa confianza nace porque también nosotros tenemos la confianza de que Dios nos ayudará a sacar adelante todas las cosas que tenemos, como educadores, como papás, como amigos, como parte de una comunidad, como personas que tenemos clara nuestra misión”.

La Misa de reencuentro y fraternidad tuvo como propósitos: el reencuentro presencial de la comunidad universitaria IBERO, la memoria de los seres queridos que fallecieron a causa de la COVID-19, darle gracias a Dios por la vida y pedirle que desde cada uno de los puestos de trabajo en la Universidad se siga contribuyendo con el proyecto académico de la IBERO para la sociedad mexicana.

El Padre Saúl Cuautle fue acompañado en la celebración de la eucaristía por sus hermanos jesuitas: Fernando de la Fuente, Mariano Torres, Juan Carlos Henríquez, Carlos Espinosa, Gerardo Cortés, Héctor Estrella, el Padre Eduardo, Daniel Stevens (enviado por el Provincial y que se integró a la IBERO) y José Méndez (invitado especial, en representación del Provincial en México, Padre Luis Gerardo Moro Madrid).

 

Texto: PEDRO RENDÓN/ICM

Espere un momento...